domingo, 8 de julio de 2018

New York Times dijo: «Hey, vamos a matar a la primera enmienda; está ayudando demasiado a los conservadores».

Londres, Reino Unido. 6 de mayo de 2018.

Hace solo diez años atrás, era impensable que alguien, tanto de derecha como de izquierda, cuestionara la benignidad que representa para todos la libertad de expresión. Mucho menos hubiéramos creído que la Derecha Ideológica fuera la que tuviera que sacar el pecho para defender dicha libertad de expresión. Estas cosas eran impensables y los más jóvenes y los que no son tan jóvenes, saben que la afirmación anterior es absolutamente cierta. En Europa estamos viendo manifestaciones multitudinarias en defensa de la libertad de expresión y en respuesta también hemos visto como salen a su encuentro los elementos inimaginables para condenarla, como grupos islamistas, feministas, LGTBistas y los fascistas ANTIFAS. Es un fenómeno nuevo y muchos ya estamos pensando que la tierra está pariendo al Gran Hermano en nuestras propias narices y si ustedes no habían pensado en ello, lean la traducción al castellano del artículo publicado por BEN SHAPIRO el 2 de Julio de 2018. Después que lo lean piensen en lo que está pasando en Londres con Tommy Robinson, en Alemania con los redes sociales y en USA y Europa con los medios de información.


A continuación el artículo. 


 

New York Times dijo: «Hey, vamos a matar a la primera enmienda; está ayudando demasiado a los conservadores».


La izquierda estadounidense está profundamente descontenta con la Primera Enmienda.

Como ellos están perdiendo el debate público, ahora seguran que el verdadero problema es que las reglas del juego (la regla de que todos digan lo que piensan) están manipuladas. Por supuesto, si pudieran redefinir simplemente las reglas del juego, de repente verían el éxito, cultural y electoral. Con ese fin pretenden frenar la Primera Enmienda, para que finalmente poder tener una oportunidad de luchar y obtener una victoria.

Pues bien, The New York Times publicó el domingo, un informe en su primera plana de 2.000 palabras que explicaba cómo "los conservadores ensamblaron la Primera Enmienda". Podríamos preguntarnos porqué la institución de prensa más famosa de la historia de Estados Unidos, cuestiona ahora la sabiduría de la Primera Enmienda. Incluso, podríamos preguntarnos cómo los conservadores podrían haber ensamblado una libertad. Esto es como decir que los ciudadanos respetuosos de la ley, militarizaron el derecho a estar libres de registros y decomisos irracionales. Pero de acuerdo con Adam Liptak del Times, los conservadores han torcido la definición de la libertad de expresión, para alcanzar sus propios objetivos políticos.

Citando a la execrable Magistrada del Tribunal Supremo Elena Kagan, Liptak explica que los conservadores han estado "ensamblando la Primera Enmienda" a través de decisiones que reconocen los derechos de los miembros no sindicales, los estadounidenses religiosos y las personas que quieren gastar dinero en las elecciones. Liptak dice:

Los grupos conservadores, tomando prestado y basándose en los argumentos desarrollados por los liberales, han utilizado la Primera Enmienda para justificar el gasto de campaña ilimitado, la discriminación contra las parejas homosexuales y los ataques a la regulación del tabaco, los productos farmacéuticos y las armas de fuego.

O, alternativamente (eso no lo dice ella), los conservadores han estado bajo el ataque dentro del escenario de la Primera Enmienda durante décadas, y la izquierda finalmente se estuvo aferrando a aquel estándar de la Primera Enmienda. Solía ser que los intentos de minimizar la Primera Enmienda en gran parte surgían de la derecha; ahora esos intentos provienen de la izquierda, y el Tribunal Supremo reconoce ese hecho obvio.

Pero, de acuerdo con The New York Times, el problema, ya que la Primera Enmienda solo pretendía proteger a los grupos de interés izquierdistas. Como asegura Liptak:

Como resultado, los liberales que alguna vez defendieron los derechos abarcadores de la Primera Enmienda, ahora se sienten incómodos con ellos. "La izquierda una vez no solo estuvo a bordo, sino que lideró el apoyo a los amparos más amplios que suministraba la Primera Enmienda", dijo Floyd Abrams, prominente abogado de la Primera Enmienda y partidario de los amplios derechos de libertad de expresión. "Ahora la comunidad progresista es al menos escéptica y algunas veces se siente angustiada a la hora de proteger a la Primera Enmienda, cuando está se otorga en casos presentados por litigantes de la derecha".

Muchos en la izquierda han mostrado una intención direferente hacía la libertad de expresión, cuando experimentan los daños que esta les puede infligir.

Esto es futil, por supuesto. Tan pronto como subvertimos el compromiso con la libertad de expresión a favor de frenar los daños que acompañan a la libertad de expresión, la libertad de expresión ya no es un derecho. Esta visión de la Primera Enmienda es anti-constitucional; los fundadores creían que los derechos preexistían al gobierno, no que el gobierno creara derechos. Pero si cree que el gobierno creó y le otorga derechos, entonces cualquier cosa que el gobierno considere mala puede revocar esos derechos. Esa es la perspectiva de los demócratas en estos días: el discurso conservador es malo para el país y, por lo tanto, debe ser frenado, mientras que el discurso izquierdista debe promoverse. Véase, por ejemplo, el profesor Frederick Schauer:

Hubo una cierta ingenuidad en cómo los liberales solían acercarse a la libertad de expresión, dijo Frederick Schauer, un profesor de derecho en la Universidad de Virginia. "Debido a que muchos reclamos libertad de expresión de los años 1950 y 1960 involucraron demandas anti-obscenidad, o derechos civiles y protestas contra la Guerra de Vietnam, fue fácil para la izquierda simpatizar con los oradores o creer que el discurso libre en general era inofensivo". él dijo. "Pero la afirmación de que el discurso era inofensivo o causalmente inerte nunca fue cierto, incluso si se han tomado eventos recientes para convencer a la izquierda de eso. La pregunta, entonces, es por qué la izquierda alguna vez creyó lo contrario." Algunos liberales ahora dicen que la libertad de expresión protege desproporcionadamente a los poderosos y el status quo.

En otras palabras, nunca se debería haber permitido que la libertad de expresión deambule sin restricciones. En cambio, la izquierda debería haber usado el poder del gobierno para reforzar su mensaje. Cuando crees que los derechos neutrales, como el derecho a la libertad de expresión, son un problema porque algunas personas usan estos derechos de manera más efectiva, ya no crees en el derecho en sí. Véase, por ejemplo, el profesor Louis Michael Seidman y la profesora Catharine A. MacKinnon:

"Cuando yo era más joven, era mas afín a la visión liberal estándar de las libertades civiles", dijo Louis Michael Seidman, profesor de derecho en Georgetown. "Y poco a poco he cambiado de idea al respecto. Lo que he llegado a ver es, que pensar que la libertad de expresión es un medio eficaz para lograr una sociedad más justa, es un error". Catharine A. MacKinnon, profesora de derecho en la Universidad de Michigan, escribió en "The Free Speech Century (una colección de ensayos que se publicará este año): “Por el contrario, la libertad de expresión refuerza y ​​amplifica la injusticia. Una veces en defensa de los débiles, pero la Primera Enmienda en los últimos cien años se ha convertido principalmente en un arma de los poderosos", escribió. "Legalmente, lo que fue, hacia el comienzo del siglo 20, un escudo para radicales, artistas y activistas, socialistas y pacifistas, los excluidos y los desposeídos, se ha convertido en una espada para autoritarios, racistas y misóginos, nazis y miembros del Klan, pornógrafos y de las corporaciones que compran  elecciones ".

Es así de simple para la izquierda. La libertad de expresión es solo otro elemento de una república corrupta que debe derribarse ladrillo a ladrillo en favor de un mundo mejor. Cuando vea a Donald Trump como la iteración final de un sistema jerárquico construido para evitar que el mundo logre la utopía, ese sistema debe desmantelarse, comenzando con las libertades que permitieron a Donald Trump convertirse en presidente.


And it’s that dangerous. This, as the saying goes, is how you got Trump.

Fin del artículo de BEN SHAPIRO

Texto traducido de la primera Enmienda. 

Primera Enmienda: El Congreso no podrá hacer ninguna ley con respecto al establecimiento de la religión, ni prohibiendo la libre práctica de la misma; ni limitando la libertad de expresión, ni de prensa; ni el derecho a la asamblea pacífica de las personas, ni de solicitar al gobierno una compensación de agravios.

miércoles, 30 de mayo de 2018

Tommy Robinson lanzado al caldero por


Tommy Robinson, el reportero británico que denuncia a los crimines del jihadismo en el Reino Unido y es islamófobo confeso, ha sido lanzado al caldero de la muerte.

Hace dos días Geert Wilder denunciaba frente a la embajada británica en la Haya el arresto de Tommi Robinson. En ese momento fui a confirmar la noticia  directamente con los medios ingleses, especialmente el televisión BBC y en los periódicos The Guardian, Wertern Mail y Daily Express.  Nada sobre la noticia. Yo pensé: “bueno, pues todos tienen derecho a un Fakenew; ya que hay tantos”. Sin embargo, seguía pareciéndome un poco extraño que un miembro del Parlamento Holandés hiciera un ridículo de ese tipo, haciendo un alegato bastante larguito y lleno de mensajes.  La confirmación me llegó de Canadá, no del Reino Unido, y fue a través del columnista Anthony Furey.

Resulta que Tommy Robinson se personó en el juicio contra una banda  musulmana que se dedicaba a violar y a prostituir a niñas en el Reino Unido. Por supuesto, un tipo como Tommy Robinson comenzó a hacer preguntas incomodas, algo que al juez no le gusto. Ya Tommy Robinson estaba fichado y sujeto  condiciones legales de no alterar al orden público, por lo que se cuidó mucho de no cometer ese error. Los criminales, perdón, los supuestos criminales, se ensalzaron con Robinson en una tirada de insultos y amenazas, algo que el juez tomó como brecha para ordenar su arresto, unos minutos después de salir del recinto. Pero no fue solo un arresto, porque una hora después ya se dictaba sentencia contra Robinson; trece meses de privación de libertad. 

Ahora dicen que Robinson leyó los nombres de los acusados y que eso puso el caso en una "situación compleja", pero resulta que la BBC y varios medios ya lo habían hecho antes y no fueron cuestionados por ello. No tienen nada contra Robinson excepto la incomodidad que él representa.

Lo que normalmente demora un proceso entre detención, presentación de evidencias a los abogados, establecer los objetivos de una primera audiencia, para posteriormente realizar un veredicto, a Tommy Robinson se le sintetizó en un par de horas. La propia banda que estaba siendo juzgada llevaba meses detenida y la mayoría de estos individuos esperan sentencias inferiores a la de Robinson. Entonces, ¿qué esta sucediendo?

Lo que hay es terror, o si se quiere, una sociedad paralizada por el miedo a enfrentar la realidad. Unos medios policiales temerosos de parecer islamófobos, jueces dispuestos a ensañarse con el audaz para ocultar su cobardía y unos medios de información que desperdician la noticia más relevante del día. Pero no todos los medios Británicos desperdiciaron la noticia, porque Asharq al-Awsat, un periódico de redacción árabe con una tirada diaria de 200 000 ejemplares, si se tomó en serio la noticia, e incluso celebro la decisión del juez.

A pesar de las ambigüedades, con una detención por desorden público, pero un juicio por desacato a un juez, la realidad es que la detención y la inmediata condena fue por una única razón, Tommy Robinson es un tipo incomodo. A mi se me hace evidente que la libertad de expresión es para aquellos que dicen lo que ciertos individuos toleran escuchar.

El problema es que Robinson ha sido condenado a muerte. Sí, lo que estoy diciendo tiene sentido. En un país donde las cárceles están pobladas por yihadistas confesos (25 000) y no confesos otros tantos, la vida de este chico está echada en el caldero de las bestias. Como dice el dicho, muerto el perro se acabó la rabia. La comunidad musulmana británica, la radical y la no radical, está deseando y diciendo abiertamente que lo maten.

lunes, 2 de octubre de 2017

Catástrofe entre dos Ramblas

¿Qué va pasar con Cataluña al día de hoy? Esa es la pregunta que la mayoría de las personas preocupadas por la situación de esa comunidad se están haciendo ahora mismo. De esto se ha escrito mucho y se ha hablado todavía más, pero muy pocos se han atrevido a decir lo que ni en pesadillas se desea aceptar.

Economía

Cataluña posee un PIB suficientemente importante (211.915M.€), como para ser un país con una economía a la altura de la Unión Europea . Ese PIB es ligeramente más elevado que el de Madrid (210.813M.€). La Comunidad de Madrid cabría territorialmente poco más de cuatro veces dentro de la de Cataluña. A esto podemos sumarle una parte negativa y desagradable que es la deuda. Cataluña tiene una deuda de 75.098 M.€ mientras que la de Madrid es de 30.451 M.€, menos de la mitad de la primera. Con estos balances generales, - no estamos hablando aquí de exportaciones e importaciones o de balanzas comerciales, índices en los que Cataluña saldría peor parada, podemos hacer una predicción económica de bajo riesgo e imposible de rechazar. Cataluña después de una independencia, tendría serios problemas para afrontar a los acreedores internacionales y no tendría una economía lo suficientemente estable como para salir airosa de ese problema.

Política respecto al resto de España

Para los españoles la salida de Cataluña sería una traición imperdonable, incluso para los políticos que apoyaron el referéndum porque perderían esa jurisdicción o emplazamiento político; - nueva nación, fragmentación de partidos -. De manera que el malestar popular se va a canalizar muy rápidamente en prácticamente todas las alineaciones políticas que no querrán perder parte de sus votantes. Aquello que en Cuba se repetía mucho de: “el derecho a la autodeterminación de los pueblos”, terminará convirtiéndose en tabú en la mayoría de las comunidades españolas. Esto se traduciría en boicot a todo lo que es catalán, siendo el resto de España el mercado principal de los productos de esa región. Los productores Catalanes no tendrían ni tiempo ni espacio donde maniobrar. El otro problema será el de las ciudadanías. Ante una situación de tamaña magnitud, habría que escoger entre una u otra ciudadanía, donde ninguna de las partes estaría de acuerdo con la doble ciudadanía; unos por irreverencia y otros por despecho. Aquí veremos conflictos graves entre las familias divididas y la disposición  a una posición irreconciliable, que como poco duraría unas diez generaciones (tomando como referencia procesos históricos como los de Irlanda del Norte). Esto es lo mismo que decir, controles fronterizos, afectación y debilitamiento de las comunicaciones logísticas y de movilidad ciudadana, aranceles comerciales y una hostilidad comercial monitoreada desde los elementos políticos. Lo anterior se basa en la posición que tendrá al respecto la Comunidad Económica Europea que será el siguiente punto.



Política de la Comunidad Económica Europea

Con un Brexi cada vez más cerca, con un creciente malestar general ciudadano europeo, que provoca que una gran división en el tema de seguir o no a la Unión, sumando el problema de las molestísimas y desestabilizadoras amenazas y acciones terroristas y, para llenar la copa, la muy eminente puesta en marcha de un nuevo plan de seguridad fronteriza, - Europa se verá obligada a enviar un mensaje -. Ese mensaje está muy bien definido; “no divisiones”. Tendrá que cortar de súbito cualquier otra intención independentista que continúe debilitando a toda la Unión y para eso tendría que rechazar a una Cataluña que está enviando el mensaje equivocado. No ha pasado ni un mes desde que Donald Tusk, presidente de la Unión, expresó su deseo de extender el euro a las demás naciones europeas, básicamente a una gran parte de las que constituyeron la Europa del Este y que llevan años a la espera de esa oportunidad. Con una clara intención integracionista, el separatismo no tendría un espacio en las políticas europeas que están demandando menos participación política de las naciones y más poder para una Europa Unida. El mensaje, merita repetirlo, será el rechazo a la nueva y nacionalista  República Catalana.

Repercusión para el resto de España y Europa en general

Sin duda tendrá un efecto negativo. Este efecto negativo no solo será económico y político, también lo será desde un punto de vista emocional y en añadidura provocará un traumatismo en cuanto a la movilidad comercial. El gobierno Español se verá obligado a establecer nuevas rutas comerciales que eviten el territorio Catalán, puesto que es obvio que Cataluña podría aprovecharse del Corredor Sur para penalizar a España, además que la propia España debilitará con toda intención las relaciones comerciales entre ambas regiones. Pareciera muy superfluo hablar de la liga de futbol española, pero quienes conocemos personalmente la idiosincrasia de estos pueblos, no tememos dudas de que la división de la liga será un evento muy doloroso para las partes.

Repercusión para Cataluña

Para los catalanes será un reto quimérico que tendrían que asumir porque el proceso de separación será tan costoso que se les hará impensable la idea de una vuelta atrás. Habrá confiscación de bienes en ambas partes, nacionalizaciones de empresas españolas en Cataluña y catalanas en el resto de España. Las empresas de fabricación de armamentos de la OTAN que operan en Cataluña tendrán que retirarse rápidamente por una razón puramente estratégica. En lo referente a este punto, hay que decir también que Cataluña quedará fuera del tratado de defensa de la OTAN, de acuerdo con los artículos 5 y 6 que se refieren a la seguridad de los miembros. Cualquier intención de inclusión, el veto de España está  garantizado y hay que recordar que el veto de un solo miembro es suficiente para impedirlo. El costo se eleva con la obligatoria creación y adaptación de las nuevas estructuras institucionales y la creación de representaciones diplomáticas en el resto de las naciones. En referente a la seguridad anti-terrorista, no deberían haber dudas de que quedará a merced de las voluntades yihadistas que tienen intenciones muy claras en la región y que ya llevan un buen pedazo trillado. Si a esto le sumamos que los grupos políticos de izquierda  han sido los más activos en proceso de separación y que suelen alardear de una gran alianza con la comunidad musulmana, la situación de seguridad de Cataluña podría pintarse de un rojo granate.

Resumen

Me he auto-censurado una gran cantidad de texto para acortar el mensaje y liberarlo de tecnicismos que hacían de la lectura un trayecto más pedante. Los políticos catalanes ya cuentan con un documento que pueden presentar en las Naciones Unidas para pedir la aceptación, bajo la votación del resto de las naciones,  del nuevo estado Catalán. Por mucho que deseemos que ese documento sea ilegítimo, alguna legitimidad tendrá. Realmente no hay mucho que resumir, solo cabe mencionar la palabra “catástrofe”. Es un asunto que ocupó durante más de 25 años mis preocupaciones y no fueron pocas las veces en que afectó mi estado de ánimo, pero este ya es un tema concluido; hay que dejarlo marchar. 





martes, 7 de febrero de 2017

Reflexionando después de los insultos

Llevo meses pensando en como explicar a los lectores lo que está sucediendo en materia electoral en diferentes partes del mundo. Ha habido una evolución que no percibimos en un inicio, pero que pudo ser vaticinada. Lo que ha ocurrido es tan simple y extraño que nos cuesta trabajo aceptarlo, pero no os preocupéis, sin duda lo haremos. – No  nos quedará más remedio que verlo claramente -.

Nos habíamos acostumbrado a las direcciones políticas. Llevábamos años adaptándonos a las clasificaciones. De buenas a primeras perdemos la orientación. La brújula con que creíamos haber fijado nuestro destino, perdió la aguja. Nuestros mejores conceptos y valores sienten recelos. Nos vemos en un vado de incertidumbres ideológicas. Queremos ser los supuestos buenos, pero sentimos que ya no nos conviene, o que no seríamos tan buenos. Pero prefiero que usted vaya conmigo, no pretendo imponerle nada.

¿Cuantas veces en los últimos veinte años usted consultó un diccionario? Por supuesto, esa respuesta es para usted, para que piense como puede haber perdido el sentido de las palabras. Probablemente usted es un sujeto estadístico con tendencia a la media. Eso quiere decir que usted puede ser una representación de cómo se ha comportado el resto de las personas que le rodean. ¿Podría redactar una corta definición de tres de las siguientes acepciones ideológicas y (o) religiosas que más aborrezca? “fascismo, nacismo, comunismo, marxismo, izquierdismo, derechismo, centrismo, progresismo, cristianismo, islamismo, budismo, liberalismo, humanismo, feminismo, machismo, conservatismo, animalismo, anarquismo, socialismo, trotskismo, franquismo, fidelismo y ateísmo”. No, mejor no lo haga; no quiero robarle tanto de su tiempo, pero por favor piense. ¿A cuantas personas, de las que usted desprecia, ha insultado con una de esas acepciones sin que en realidad lo sean?

En España e Italia, facha (fascista) puede ser cualquier persona que caiga mal, o en su sentido contrario, progre (progresista). Si una señora no recoge la caquita de su perro, es facha, no cerda. Si tu vecino pone la música muy alto, es progre, no desconsiderado. En Alemania, nazi puede ser el señor que va en un Mercedes Ven, no un rico y una comunista la chica que se tiñe el pelo de morado, no es que le gusta ese color, - es que quiere molestar y llamar la atención -. Por ese camino terminaremos llamándole terrorista a toda aquella que lleve puesto una niqab, no musulmana. Resulta que es una actitud normal. En la época de mis padres solía llamarse maricón e hijo de puta a cualquiera, no importaba si le gustaban las mujeres o si su madre era una puritana. Con el tiempo ser maricón dejó de ser un insulto porque tuvimos amigos homosexuales a los que apreciábamos y puta aquella chica que nunca cobraba por disfrutar del sexo. Necesitábamos nuevas ofensas y recurrimos a las ideologías.

Desde luego que los viejos insultos no desaparecieron del todo, más bien cedieron terreno. Un buen día comenzamos a sentir vergüenza de no ser de izquierda, porque supuestamente está defendía los intereses de los trabajadores y de los humildes. Convertimos a los empresarios en bestias capitalistas que nos explotaban y que se enriquecían con nuestro esfuerzo; y los envidiábamos. Comenzamos a tolerar a los dictadores de izquierda y ha repudiar a los de derecha, olvidándonos de que todos eran dictadores. Nos convertimos en hipócritas cuando mirábamos solo en una dirección porque la otra estaba prohibida en nuestros complejos morales. También estaba el caso en que los izquierdistas no querían trabajar porque preferían vivir de las limosnas del Estado o que abortar podría convertirse en una rutina detestable, irresponsable e inhumana. Como quiera que pensáramos teníamos una razón para odiar al que estaba en la otra acera. Siempre hubo una cognición y la convertimos en palabras; en insultos que resumían una manera de pensar.

Dejamos de creer en las ideologías, porque o estábamos con los unos o con los otros; obligándonos a las alineaciones incómodas. Ya no podía darse el caso de chica atea, conservadora. No, porque si eras conservadora tenías que ser cristiana. Tampoco ya era posible separar la islamofobia de términos tales como nacismo, fascismo o ultraderechismo. Se hacía imposible despreciar el Islam por ciertas características, y a su vez no ser racista. La fusión de los conceptos nos llevó a un desastre sin precedentes, o estás en el grupo A o estás en el B.

Sin embargo, la vida siguió. Los problemas continuaron diversificándose, no se condensaron como lo hacían las diferentes tendencias del pensamiento. Nos encontramos entonces frente a la ambigüedad de una aglutinación de conceptos polarizados y un sinnúmero de problemas heterogéneos. No ocurrió en un día, pero llegó un momento en que las soluciones ya no estaban al alcance de las ideologías, puesto que cada ideología se adueñaba de un problema que no podía ser resuelto por la otra y viceversa. Se puso al ciudadano en el contexto de tener que escoger que problema resolver, dejando a un lado a otros que también eran de su interés. Las ideologías se adueñaban de unas preocupaciones y las patentaban para si mismas. Por ejemplo, la izquierda daba por sentado que el asunto de las garantías sociales de los homosexuales era de su estricta competencia, pero no prestaba atención a la agresión transcultural del Islam dentro de la sociedad, y todo a pesar de que el Islán trae consigo la intolerancia hacia la homosexualidad. Son fenómenos que unos negarán, pero que las personas observadoras no pasan por alto. Un ejemplo yuxtapuesto sería que la derecha se auto-asume garante de la seguridad e integridad  de las personas y de sus propiedades, pero sin embargo suele hacer recortes presupuestarios en los servicios sociales que son necesarios para esas mismas personas.

¿Que desea hoy un ciudadano común y corriente? Quiere su identidad y por eso su voto es identitario. Ese voto se nutre de los que están permanentemente frente al conflicto. ¿Y como se produce ese cambio tan radical en posturas políticas? En primer lugar deja de importar el calificativo. Deja de ser importante que te llamen comunista aunque no lo seas, deja de ser importante que te llamen nazi (o racista) aunque no lo seas, lo importante comienza a ser el conflicto. No se llega al límite de dejar que importe el que te llamen ciudadano de extrema-x, leyendo literatura de extrema-x. No, eso ocurre el día en que tu hija llega a casa llorando y te dice que le tocaron el culo y las tetas, porque iba vestida como una prostituta, - a los ojos de una mentalidad cultural diferente -. También te pasa el día en que te encuentras sin trabajo y llegas a las oficinas de la asistencia social y te encuentras a unos expertos en cobrar ayudas que vienen de otras partes del planeta, especialmente del norte de África y del Medio Oriente. Ellos ya llevan tiempo allí y se conocen todos. ¿Y tú? Tú el eterno último. Descubres que lo que vas a cobrar no te servirá de mucho y que será por muy poco tiempo. Descubres que esas personas no trabajarán nunca porque realmente les parece mejor no hacerlo; saben mejor que tú como enfrentar ese problema. Descubres que hay una hueste de trabajadores sociales matándose por ayudarlos a ellos; no a ti. Un día tienes que ir a urgencias con tu madre y descubres más cosas. Ahora te toca llenar un vademécum de doce páginas, de tantos colores como idiomas. Miras alrededor de ti y ahora lo entiendes, tú eres un extranjero. Allí están todas esas mujeres cubiertas con su nidqab cuidando con dudosa autoridad a sus primogénitos, los que ni siquiera la respetan por eso, porque son mujeres. No hace falta más. Votarás a quien te prometa hacer limpieza. Será así como la ideología o como quiera que se le llame, ya no pintará nada. Lo único que importará será el problema y aquel que te diga que va resolverlo tendrá tu voto; - expréselo como lo exprese -.

En fin, ahora vemos como iracundos desesperados se esmeran en llamar nazi a un negro o a un latino que le dio una oportunidad a Donald Trump. Han tenido más de cincuenta años para cambiar las cosas, pero la cagaron. A los votantes ya no les importa el calificativo que otros quieran ponerles. Vemos a un Wilders que apunta a ser el próximo presidente de Holanda. Él es de locución mucho más correcta que la de Trump, pero indiscutiblemente más radical. – Promete lo mismo y más -. Detrás viene Marie Le Pen.

Aquí quiero hacer un paréntesis. El pasado 5 de febrero de 2017, esta política dio un discurso en la ciudad de Lion, de cara a las elecciones. Fue un discurso claramente anti-islamización, antieuropeo y en todo caso nacionalista. Sin embargó, el titular del país fue “Le Pen promete defender a los franceses de la UE, los extranjeros y los musulmanes”. La palabra “extranjeros” fue una licencia literaria que se tomó el prestigioso periódico. Es así como nos llega el mensaje de: “eh, cuidado, si la votas eres xenófobo”. El asunto es que ya el efecto de la palabra se perdió por su uso indebido durante mucho tiempo y ahora lo que importa es lo que ella dice que va a resolver. Le Pen podría ser también la próxima presidenta de Francia.

Tenemos el caso de Alemania, en el que un partido (AFD) que surgió a finales del 2014, abiertamente anti-islam, ya es la tercera fuerza política del país y podría dar sorpresas en las próximas elecciones que se celebrarán en el 2017.  El partido liderado por Frauke Petry, es el único que está creciendo en Alemania, el único que continua robando votantes. En Dinamarca ya gobierna una coalición de derechas muy fuerte y consolidada, mientras que en el reino Unido ya tenemos una deserción irreversible respecto a una Europa que parece desvanecerse como unidad indisoluble. Alemania no podrá sostener por si sola a las economías más subsidiadas, así que lo más probable es que termine tirándole la toalla a la Unión Europea. Es una situación compleja y puede que hasta negativa, pero es un proceso que tiende a la irreversibilidad.

En mi opinión las grandes potencias van auto-aislarse para sobrevivir. Podría ser por poco tiempo, como ocurrió en los Estados Unidos al finalizar la Primera Guerra Mundial, pero también podría durar años, porque los contextos también han cambiado. La población del planeta ha aumentado y los problemas se han globalizado. Nada me hace pensar que si se diera ese proceso, sería por menos de diez años.


Entonces los lectores deben ir pensando en esta posibilidad. Lo que está ocurriendo en materia electoral, no es más que el preámbulo de un nuevo período aislacionista que puede durar más de una década y que rompería en pedazos el proceso de globalización que parecía imparable.

"Paz, comercio, y amistad honesta con todas las naciones, sin forjar alianzas con ninguna", Thomas Jefferson