lunes, 2 de octubre de 2017

Catástrofe entre dos Ramblas

¿Qué va pasar con Cataluña al día de hoy? Esa es la pregunta que la mayoría de las personas preocupadas por la situación de esa comunidad se están haciendo ahora mismo. De esto se ha escrito mucho y se ha hablado todavía más, pero muy pocos se han atrevido a decir lo que ni en pesadillas se desea aceptar.

Economía

Cataluña posee un PIB suficientemente importante (211.915M.€), como para ser un país con una economía a la altura de la Unión Europea . Ese PIB es ligeramente más elevado que el de Madrid (210.813M.€). La Comunidad de Madrid cabría territorialmente poco más de cuatro veces dentro de la de Cataluña. A esto podemos sumarle una parte negativa y desagradable que es la deuda. Cataluña tiene una deuda de 75.098 M.€ mientras que la de Madrid es de 30.451 M.€, menos de la mitad de la primera. Con estos balances generales, - no estamos hablando aquí de exportaciones e importaciones o de balanzas comerciales, índices en los que Cataluña saldría peor parada, podemos hacer una predicción económica de bajo riesgo e imposible de rechazar. Cataluña después de una independencia, tendría serios problemas para afrontar a los acreedores internacionales y no tendría una economía lo suficientemente estable como para salir airosa de ese problema.

Política respecto al resto de España

Para los españoles la salida de Cataluña sería una traición imperdonable, incluso para los políticos que apoyaron el referéndum porque perderían esa jurisdicción o emplazamiento político; - nueva nación, fragmentación de partidos -. De manera que el malestar popular se va a canalizar muy rápidamente en prácticamente todas las alineaciones políticas que no querrán perder parte de sus votantes. Aquello que en Cuba se repetía mucho de: “el derecho a la autodeterminación de los pueblos”, terminará convirtiéndose en tabú en la mayoría de las comunidades españolas. Esto se traduciría en boicot a todo lo que es catalán, siendo el resto de España el mercado principal de los productos de esa región. Los productores Catalanes no tendrían ni tiempo ni espacio donde maniobrar. El otro problema será el de las ciudadanías. Ante una situación de tamaña magnitud, habría que escoger entre una u otra ciudadanía, donde ninguna de las partes estaría de acuerdo con la doble ciudadanía; unos por irreverencia y otros por despecho. Aquí veremos conflictos graves entre las familias divididas y la disposición  a una posición irreconciliable, que como poco duraría unas diez generaciones (tomando como referencia procesos históricos como los de Irlanda del Norte). Esto es lo mismo que decir, controles fronterizos, afectación y debilitamiento de las comunicaciones logísticas y de movilidad ciudadana, aranceles comerciales y una hostilidad comercial monitoreada desde los elementos políticos. Lo anterior se basa en la posición que tendrá al respecto la Comunidad Económica Europea que será el siguiente punto.



Política de la Comunidad Económica Europea

Con un Brexi cada vez más cerca, con un creciente malestar general ciudadano europeo, que provoca que una gran división en el tema de seguir o no a la Unión, sumando el problema de las molestísimas y desestabilizadoras amenazas y acciones terroristas y, para llenar la copa, la muy eminente puesta en marcha de un nuevo plan de seguridad fronteriza, - Europa se verá obligada a enviar un mensaje -. Ese mensaje está muy bien definido; “no divisiones”. Tendrá que cortar de súbito cualquier otra intención independentista que continúe debilitando a toda la Unión y para eso tendría que rechazar a una Cataluña que está enviando el mensaje equivocado. No ha pasado ni un mes desde que Donald Tusk, presidente de la Unión, expresó su deseo de extender el euro a las demás naciones europeas, básicamente a una gran parte de las que constituyeron la Europa del Este y que llevan años a la espera de esa oportunidad. Con una clara intención integracionista, el separatismo no tendría un espacio en las políticas europeas que están demandando menos participación política de las naciones y más poder para una Europa Unida. El mensaje, merita repetirlo, será el rechazo a la nueva y nacionalista  República Catalana.

Repercusión para el resto de España y Europa en general

Sin duda tendrá un efecto negativo. Este efecto negativo no solo será económico y político, también lo será desde un punto de vista emocional y en añadidura provocará un traumatismo en cuanto a la movilidad comercial. El gobierno Español se verá obligado a establecer nuevas rutas comerciales que eviten el territorio Catalán, puesto que es obvio que Cataluña podría aprovecharse del Corredor Sur para penalizar a España, además que la propia España debilitará con toda intención las relaciones comerciales entre ambas regiones. Pareciera muy superfluo hablar de la liga de futbol española, pero quienes conocemos personalmente la idiosincrasia de estos pueblos, no tememos dudas de que la división de la liga será un evento muy doloroso para las partes.

Repercusión para Cataluña

Para los catalanes será un reto quimérico que tendrían que asumir porque el proceso de separación será tan costoso que se les hará impensable la idea de una vuelta atrás. Habrá confiscación de bienes en ambas partes, nacionalizaciones de empresas españolas en Cataluña y catalanas en el resto de España. Las empresas de fabricación de armamentos de la OTAN que operan en Cataluña tendrán que retirarse rápidamente por una razón puramente estratégica. En lo referente a este punto, hay que decir también que Cataluña quedará fuera del tratado de defensa de la OTAN, de acuerdo con los artículos 5 y 6 que se refieren a la seguridad de los miembros. Cualquier intención de inclusión, el veto de España está  garantizado y hay que recordar que el veto de un solo miembro es suficiente para impedirlo. El costo se eleva con la obligatoria creación y adaptación de las nuevas estructuras institucionales y la creación de representaciones diplomáticas en el resto de las naciones. En referente a la seguridad anti-terrorista, no deberían haber dudas de que quedará a merced de las voluntades yihadistas que tienen intenciones muy claras en la región y que ya llevan un buen pedazo trillado. Si a esto le sumamos que los grupos políticos de izquierda  han sido los más activos en proceso de separación y que suelen alardear de una gran alianza con la comunidad musulmana, la situación de seguridad de Cataluña podría pintarse de un rojo granate.

Resumen

Me he auto-censurado una gran cantidad de texto para acortar el mensaje y liberarlo de tecnicismos que hacían de la lectura un trayecto más pedante. Los políticos catalanes ya cuentan con un documento que pueden presentar en las Naciones Unidas para pedir la aceptación, bajo la votación del resto de las naciones,  del nuevo estado Catalán. Por mucho que deseemos que ese documento sea ilegítimo, alguna legitimidad tendrá. Realmente no hay mucho que resumir, solo cabe mencionar la palabra “catástrofe”. Es un asunto que ocupó durante más de 25 años mis preocupaciones y no fueron pocas las veces en que afectó mi estado de ánimo, pero este ya es un tema concluido; hay que dejarlo marchar. 





martes, 7 de febrero de 2017

Reflexionando después de los insultos

Llevo meses pensando en como explicar a los lectores lo que está sucediendo en materia electoral en diferentes partes del mundo. Ha habido una evolución que no percibimos en un inicio, pero que pudo ser vaticinada. Lo que ha ocurrido es tan simple y extraño que nos cuesta trabajo aceptarlo, pero no os preocupéis, sin duda lo haremos. – No  nos quedará más remedio que verlo claramente -.

Nos habíamos acostumbrado a las direcciones políticas. Llevábamos años adaptándonos a las clasificaciones. De buenas a primeras perdemos la orientación. La brújula con que creíamos haber fijado nuestro destino, perdió la aguja. Nuestros mejores conceptos y valores sienten recelos. Nos vemos en un vado de incertidumbres ideológicas. Queremos ser los supuestos buenos, pero sentimos que ya no nos conviene, o que no seríamos tan buenos. Pero prefiero que usted vaya conmigo, no pretendo imponerle nada.

¿Cuantas veces en los últimos veinte años usted consultó un diccionario? Por supuesto, esa respuesta es para usted, para que piense como puede haber perdido el sentido de las palabras. Probablemente usted es un sujeto estadístico con tendencia a la media. Eso quiere decir que usted puede ser una representación de cómo se ha comportado el resto de las personas que le rodean. ¿Podría redactar una corta definición de tres de las siguientes acepciones ideológicas y (o) religiosas que más aborrezca? “fascismo, nacismo, comunismo, marxismo, izquierdismo, derechismo, centrismo, progresismo, cristianismo, islamismo, budismo, liberalismo, humanismo, feminismo, machismo, conservatismo, animalismo, anarquismo, socialismo, trotskismo, franquismo, fidelismo y ateísmo”. No, mejor no lo haga; no quiero robarle tanto de su tiempo, pero por favor piense. ¿A cuantas personas, de las que usted desprecia, ha insultado con una de esas acepciones sin que en realidad lo sean?

En España e Italia, facha (fascista) puede ser cualquier persona que caiga mal, o en su sentido contrario, progre (progresista). Si una señora no recoge la caquita de su perro, es facha, no cerda. Si tu vecino pone la música muy alto, es progre, no desconsiderado. En Alemania, nazi puede ser el señor que va en un Mercedes Ven, no un rico y una comunista la chica que se tiñe el pelo de morado, no es que le gusta ese color, - es que quiere molestar y llamar la atención -. Por ese camino terminaremos llamándole terrorista a toda aquella que lleve puesto una niqab, no musulmana. Resulta que es una actitud normal. En la época de mis padres solía llamarse maricón e hijo de puta a cualquiera, no importaba si le gustaban las mujeres o si su madre era una puritana. Con el tiempo ser maricón dejó de ser un insulto porque tuvimos amigos homosexuales a los que apreciábamos y puta aquella chica que nunca cobraba por disfrutar del sexo. Necesitábamos nuevas ofensas y recurrimos a las ideologías.

Desde luego que los viejos insultos no desaparecieron del todo, más bien cedieron terreno. Un buen día comenzamos a sentir vergüenza de no ser de izquierda, porque supuestamente está defendía los intereses de los trabajadores y de los humildes. Convertimos a los empresarios en bestias capitalistas que nos explotaban y que se enriquecían con nuestro esfuerzo; y los envidiábamos. Comenzamos a tolerar a los dictadores de izquierda y ha repudiar a los de derecha, olvidándonos de que todos eran dictadores. Nos convertimos en hipócritas cuando mirábamos solo en una dirección porque la otra estaba prohibida en nuestros complejos morales. También estaba el caso en que los izquierdistas no querían trabajar porque preferían vivir de las limosnas del Estado o que abortar podría convertirse en una rutina detestable, irresponsable e inhumana. Como quiera que pensáramos teníamos una razón para odiar al que estaba en la otra acera. Siempre hubo una cognición y la convertimos en palabras; en insultos que resumían una manera de pensar.

Dejamos de creer en las ideologías, porque o estábamos con los unos o con los otros; obligándonos a las alineaciones incómodas. Ya no podía darse el caso de chica atea, conservadora. No, porque si eras conservadora tenías que ser cristiana. Tampoco ya era posible separar la islamofobia de términos tales como nacismo, fascismo o ultraderechismo. Se hacía imposible despreciar el Islam por ciertas características, y a su vez no ser racista. La fusión de los conceptos nos llevó a un desastre sin precedentes, o estás en el grupo A o estás en el B.

Sin embargo, la vida siguió. Los problemas continuaron diversificándose, no se condensaron como lo hacían las diferentes tendencias del pensamiento. Nos encontramos entonces frente a la ambigüedad de una aglutinación de conceptos polarizados y un sinnúmero de problemas heterogéneos. No ocurrió en un día, pero llegó un momento en que las soluciones ya no estaban al alcance de las ideologías, puesto que cada ideología se adueñaba de un problema que no podía ser resuelto por la otra y viceversa. Se puso al ciudadano en el contexto de tener que escoger que problema resolver, dejando a un lado a otros que también eran de su interés. Las ideologías se adueñaban de unas preocupaciones y las patentaban para si mismas. Por ejemplo, la izquierda daba por sentado que el asunto de las garantías sociales de los homosexuales era de su estricta competencia, pero no prestaba atención a la agresión transcultural del Islam dentro de la sociedad, y todo a pesar de que el Islán trae consigo la intolerancia hacia la homosexualidad. Son fenómenos que unos negarán, pero que las personas observadoras no pasan por alto. Un ejemplo yuxtapuesto sería que la derecha se auto-asume garante de la seguridad e integridad  de las personas y de sus propiedades, pero sin embargo suele hacer recortes presupuestarios en los servicios sociales que son necesarios para esas mismas personas.

¿Que desea hoy un ciudadano común y corriente? Quiere su identidad y por eso su voto es identitario. Ese voto se nutre de los que están permanentemente frente al conflicto. ¿Y como se produce ese cambio tan radical en posturas políticas? En primer lugar deja de importar el calificativo. Deja de ser importante que te llamen comunista aunque no lo seas, deja de ser importante que te llamen nazi (o racista) aunque no lo seas, lo importante comienza a ser el conflicto. No se llega al límite de dejar que importe el que te llamen ciudadano de extrema-x, leyendo literatura de extrema-x. No, eso ocurre el día en que tu hija llega a casa llorando y te dice que le tocaron el culo y las tetas, porque iba vestida como una prostituta, - a los ojos de una mentalidad cultural diferente -. También te pasa el día en que te encuentras sin trabajo y llegas a las oficinas de la asistencia social y te encuentras a unos expertos en cobrar ayudas que vienen de otras partes del planeta, especialmente del norte de África y del Medio Oriente. Ellos ya llevan tiempo allí y se conocen todos. ¿Y tú? Tú el eterno último. Descubres que lo que vas a cobrar no te servirá de mucho y que será por muy poco tiempo. Descubres que esas personas no trabajarán nunca porque realmente les parece mejor no hacerlo; saben mejor que tú como enfrentar ese problema. Descubres que hay una hueste de trabajadores sociales matándose por ayudarlos a ellos; no a ti. Un día tienes que ir a urgencias con tu madre y descubres más cosas. Ahora te toca llenar un vademécum de doce páginas, de tantos colores como idiomas. Miras alrededor de ti y ahora lo entiendes, tú eres un extranjero. Allí están todas esas mujeres cubiertas con su nidqab cuidando con dudosa autoridad a sus primogénitos, los que ni siquiera la respetan por eso, porque son mujeres. No hace falta más. Votarás a quien te prometa hacer limpieza. Será así como la ideología o como quiera que se le llame, ya no pintará nada. Lo único que importará será el problema y aquel que te diga que va resolverlo tendrá tu voto; - expréselo como lo exprese -.

En fin, ahora vemos como iracundos desesperados se esmeran en llamar nazi a un negro o a un latino que le dio una oportunidad a Donald Trump. Han tenido más de cincuenta años para cambiar las cosas, pero la cagaron. A los votantes ya no les importa el calificativo que otros quieran ponerles. Vemos a un Wilders que apunta a ser el próximo presidente de Holanda. Él es de locución mucho más correcta que la de Trump, pero indiscutiblemente más radical. – Promete lo mismo y más -. Detrás viene Marie Le Pen.

Aquí quiero hacer un paréntesis. El pasado 5 de febrero de 2017, esta política dio un discurso en la ciudad de Lion, de cara a las elecciones. Fue un discurso claramente anti-islamización, antieuropeo y en todo caso nacionalista. Sin embargó, el titular del país fue “Le Pen promete defender a los franceses de la UE, los extranjeros y los musulmanes”. La palabra “extranjeros” fue una licencia literaria que se tomó el prestigioso periódico. Es así como nos llega el mensaje de: “eh, cuidado, si la votas eres xenófobo”. El asunto es que ya el efecto de la palabra se perdió por su uso indebido durante mucho tiempo y ahora lo que importa es lo que ella dice que va a resolver. Le Pen podría ser también la próxima presidenta de Francia.

Tenemos el caso de Alemania, en el que un partido (AFD) que surgió a finales del 2014, abiertamente anti-islam, ya es la tercera fuerza política del país y podría dar sorpresas en las próximas elecciones que se celebrarán en el 2017.  El partido liderado por Frauke Petry, es el único que está creciendo en Alemania, el único que continua robando votantes. En Dinamarca ya gobierna una coalición de derechas muy fuerte y consolidada, mientras que en el reino Unido ya tenemos una deserción irreversible respecto a una Europa que parece desvanecerse como unidad indisoluble. Alemania no podrá sostener por si sola a las economías más subsidiadas, así que lo más probable es que termine tirándole la toalla a la Unión Europea. Es una situación compleja y puede que hasta negativa, pero es un proceso que tiende a la irreversibilidad.

En mi opinión las grandes potencias van auto-aislarse para sobrevivir. Podría ser por poco tiempo, como ocurrió en los Estados Unidos al finalizar la Primera Guerra Mundial, pero también podría durar años, porque los contextos también han cambiado. La población del planeta ha aumentado y los problemas se han globalizado. Nada me hace pensar que si se diera ese proceso, sería por menos de diez años.


Entonces los lectores deben ir pensando en esta posibilidad. Lo que está ocurriendo en materia electoral, no es más que el preámbulo de un nuevo período aislacionista que puede durar más de una década y que rompería en pedazos el proceso de globalización que parecía imparable.

"Paz, comercio, y amistad honesta con todas las naciones, sin forjar alianzas con ninguna", Thomas Jefferson

viernes, 19 de febrero de 2016

Acerca del viaje de Barack Obama a Cuba

Con toda seguridad aquí faltará más de la mitad de la información necesaria para abordar con más claridad el asunto. Es extremadamente difícil imaginar todos los entresijos de la política, pero estoy seguro de que lograremos aproximarnos bastante en un par de aspectos.

Las elecciones del 8 de Noviembre de 2016 están a la vuelta de la esquina. Eso representa que muy pronto la legislatura del actual presidente terminará y vendrá una nueva. Es prematuro augurar si el próximo presidente será Demócrata o Republicano, verdaderamente difícil, pero cualquiera que sea el resultado a Obama le queda muy poco tiempo para concretizar lo que ya empezó. Pasada esa fecha, todo quedará en manos del que venga después. Su legado para los Estados Unidos quedará establecido de acuerdo a lo que él hizo en su momento y no a la condicionante de si otros continúan o no lo que él dejó sin terminar.

¡Terminar!; e aquí el dilema. En el mejor de los escenarios para Obama un demócrata llegaría a la Casa Blanca dispuesto a dar continuidad a sus proyectos.

El conocido Obamacare, ahora mismo parece un fiasco. Muchos de sus defensores iniciales se están mostrando reticentes a seguir dándole luz verde a este proyecto, que de alguna manera no ha resultado muy positivo para los estadounidenses. Obama cuenta con solo unos meses para resolver el acertijo de su programa de salud. Hillary Clinton trataría, más o menos, de seguir adelante con el mismo, incluso sabiendo que no funciona bien, pero Sanders irá mas lejos. Este último creará uno nuevo, a imagen y semejanza de las culturas nórticas, pero sin tener en cuenta que esos países poseen una economía subvencionada; a diferencia de los Estados unidos donde el país depende de lo que sea capaz de producir. Si llega un republicano, como parece muy posible, ese plan será rejected.


En materia de terrorismo y seguridad nacional, en el inicio de su presidencia, Obama se anotó varios puntos importantes, entre los cuales destaca el ajusticiamiento de Osama Bin Laden y la intervención neutralizante en varios atentados en territorio estadounidense. Pero tampoco las cosas le han salido perfectas en dicha materia. En su mandato nació la Republica Islámica, mucho más voraz y agresiva que su pariente cercano Alcaida. La seguridad de Europa ha estado al borde del abismo desde que Obama tomó el poder y esto, por supuesto, guarda una relación directa con la República Islámica. Tampoco fue capaz de evitar los atentados a los consulados de Bengasi y Estambul, ni la oleada de atentados a diplomáticos estadounidenses en el extranjero. Todo  esto se refuerza porque el presidente se ha mostrado decepcionantemente débil con los enemigos de los Estados Unidos e implacable con sus verdaderos aliados. Es como si una especie de síndrome de Estocolmo se hubiera apoderado de la Oficina Oval.

El pacto nuclear con Irán ha puesto los pelos de punta a los más entendidos en el tema. Dentro de los mismos demócratas hay quien cruza los dedos para que las cosas no salgan catastróficamente mal. Es muy probable que incluso Clinton, no Sanders, de marcha a atrás a ese desatino. Un Republicano daría prioridad número uno a la acción de deshacer esa apuesta de buena voluntad, que por demás, se trata de un gobierno que no oculta un odio visceral hacia los Estados Unidos.

Y la estrellita de estas políticas a medio hacer, no faltaba más, es Cuba. Es muy seguro que Obama creyera que siendo una paloma benevolente con los gobernantes de la Isla, las cosas cambiarían. Por supuesto, aquí se nota la vasta ignorancia en el tema cubano de cualquier estadounidense. Es sabido, yo lo sé, que al Washington Post y al New York Time (son ejemplos), le cuesta un pedazo del alma cada vez que se ven obligados a “blasfemar” sobre la política en la Isla. El tema de Cuba (al igual que el Palestino) está demasiado intervenido, no solo en USA, si no en el mundo entero. Es como si gozara de cierta inmunidad periodística donde el “periodismo militante” se atrinchera con más violencia. Esto daría para otro tema, así que lo cortamos aquí. Lo observable es que uno puede llegar a entender el porqué Obama se aferra a su ignorancia de suponer que una dinastía como la cubana va a conceder libertades a sus ciudadanos, lo cual terminaría por hacer débiles y excluibles a sus gobernantes.

Obama tiene prisa, el reloj va en su contra. Es demasiado evidente que el viaje a Cuba tiene la intención de hacer nuevas concesiones a cambio de tener algún resultado, un mínimo resultado, algo que justifique ese gran error. Si un demócrata llegara a la Casa Blanca, incluso Sanders, se va a encontrar con una papa caliente difícil de sostener; el segundo traspaso de la corona cubana está en camino. Si llega un Republicano, esa política será anulada radicalmente. Para colmo, hay dos cubanos republicanos con muchísimas posibilidades de sustituir a Obama. En ambos casos, la situación del gobierno de la Habana podría cambiar tanto, que podemos apostar por una cesantía real del gobierno castrista y todo su entorno. – Es lo que muchos cubanos exiliados murieron esperando –.

Barack Obama tiene prisa y Raúl Castro lo sabe.

Obama viaja a #Cuba (Subtitulado Español)
“Me reuniré con los miembros de la sociedad civil en Cuba, hombres y mujeres valientes que dan voz a las aspiraciones de esa sociedad” Barack Obama
Tomado de S+ on sábado, 20 de febrero de 2016


Mi opinión más arriesgada es que de momento el gobierno de la Isla lleva la voz cantante en todos los temas de la nueva relación con los Estados Unidos y que, por ello, los movimientos disidentes internos no van ha experimentar una mejoría de trato por parte del gobierno. Habría que esperar al 8 de diciembre de este año para hacer un diagnostico más certero. Lo que si es bastante evidente, es que Obama está mostrando sus primeros signos de desilusión y de desespero. De otra manera, dadas las circunstancias actuales, hubiera sido Raúl Castro quien viajara a Washington.