martes, 30 de agosto de 2011

La Guerra de los Celulares (Móviles)

La idea de que el control de la información es la manera más segura de gobernar las mentes, es mucho más antigua de lo que muchos suponen. Los egipcios condenaban a la mutilación a todo aquel, que en tiempo de guerra, emitiera una opinión en la que se sugiriera una posible derrota. De esta manera, los improvisados ejércitos, campesinos reclutados, marchaban contra sus enemigos repitiendo constantemente que ganarían la batalla y así todos servían de publicidad sobre la posible victoria. Habría mucho que contar al respecto, pero la historia de la humanidad es muy larga y hoy tenemos prisa por acercarnos a lo que sucede en nuestra Isla.

Desde el inicio de la Revolución Cubana los medios de información y de divulgación de la misma fueron intervenidos para controlarlos a conveniencia. De camino a la Habana, después de bajar de la Sierra, Fidel Castro fue deteniéndose en las ciudades más importantes para dirigirse al pueblo e ir informándole sobre su proyecto revolucionario. Es de recordar aquel discurso que dio en la ciudad de Camagüey, donde hizo varias referencias a la libertad de prensa. 

Fragmento de Discurso de Fidel Castro Ruz
Camaguey, 4 de Enero de 1959

"…..Pero, además, cuando no había censura no podía decirse, sin embargo, que había libertad de prensa. Porque cuando un derecho se lo pueden arrebatar al pueblo de un día para otro tranquilamente, no es un derecho. Existe un derecho, cuando es realmente un derecho seguro; cuando se puede disfrutar sin el temor de que se lo arrebaten, porque nadie puede arrebatárselo (APLAUSOS).

Libertad de prensa hay ahora, porque sabe todo el mundo que mientras quede un revolucionario en pie habrá libertad de prensa en Cuba (APLAUSOS). Quien dice libertad de prensa, dice libertad de reunión; quien dice libertad de reunión, dice libertad de elegir sus propios gobernantes libremente (APLAUSOS). Cuando se habla del derecho de elegir libremente, no se refiere solo al presidente o a los demás funcionarios, sino también a los dirigentes; el derecho de los trabajadores a elegir sus propios dirigentes (APLAUSOS). Cuando se habla de un derecho después de la Revolución triunfante, se habla de todos los derechos; derechos que son derechos porque no se pueden arrebatar, porque el pueblo los tiene asegurados de antemano.

Cuando un gobernante actúa honradamente, cuando un gobernante está inspirado en buenas intenciones, no tiene por qué temer a ninguna libertad (APLAUSOS).  Si un gobierno no roba, si un gobierno no asesina, si un gobierno no traiciona a su pueblo, no tiene por qué temer a la libertad de prensa, por ejemplo (APLAUSOS), porque nadie podrá llamarlo ladrón, porque nadie podrá llamarlo asesino, porque nadie podrá llamarlo traidor. Cuando se roba, cuando se mata, cuando se asesina, entonces el gobernante tiene mucho interés en que no se le diga la verdad.  Cuando un gobierno es bueno, no tiene por qué temer a la libertad de reunión, porque los pueblos no se reúnen para combatirlo, sino para apoyarlo. Quienes, como nosotros, tienen hoy el privilegio de ver a la masa del pueblo reunirse para brindarnos su respaldo, pueden comprender perfectamente, que solo cuando los gobernantes se han granjeado la enemistad de su pueblo, pueden concebir la estupidez, la injusticia, de negarles a los ciudadanos el derecho a reunirse (APLAUSOS).

Cuando un gobierno ha sido incapaz e inmoral, entonces es solamente cuando se le ocurre negarles a los ciudadanos el derecho de votar, porque, si es bueno, la ciudadanía le brinda su respaldo; si es malo, se lo niega.

Muchas lecciones ha aprendido nuestro pueblo en los últimos años.  Todos hemos aprendido algo.  Nuestro pueblo ha aprendido mucho.  No hay mejor escuela que la experiencia, y no hay mejor lección que aquella que se experimenta en la propia carne. Siete años de tiranía han enseñado mucho a nuestro pueblo, siete años de tiranía nos han enseñado, sobre todo, que nuestras libertades no podemos nunca más perderlas de nuevo.

Si aquí en esta plaza se ha reunido virtualmente la ciudad entera, es porque a la ciudadanía le está interesando su destino, es porque a la ciudadanía le está interesando todo cuanto atañe a su futuro y a sus derechos. El indolente ha desaparecido, el indiferente no existe.  No hay hombre o mujer que no se preocupe hoy por las cuestiones públicas, porque no hay uno solo que no haya sufrido en sus carnes la garra de la tiranía.  Yo no sé cuántos cubanos han vivido estos siete años sin haber recibido un golpe, un empujón, una bofetada, un culatazo, un insulto; qué cubano no ha perdido un ser querido o un amigo vilmente asesinado; qué cubano no guarda luto en su ropa o en su corazón.  Y es que no hace falta que le asesinen a un hermano, es que no hace falta que le asesinen al esposo o al hijo; basta levantarse una mañana y ver regado por las calles un rosario de cadáveres, para que todo el mundo se sienta de luto, para que cada madre se llene de incertidumbre y de temor: Hoy fue el hijo de la vecina, el hijo de la amiga; mañana puede ser su hijo o su esposo.

No vivían seguros en Cuba ni los chivatos (ABUCHEOS). Desde luego, que estaban mucho más seguros que ahora; pero ocurría a veces que las propias tropas en operaciones —a veces— mataban a los chivatos para que no les dijeran dónde estaban los rebeldes.  Nadie se sentía seguro.....”

Para el discurso entero haga clic AQUI

Esa era la tónica de aquellos discursos, que en unos pocos meses dejaron de tener vigencia, exactamente cuando los medios de prensa, la televisión y la radio, fueron intervenidos. El gobierno revolucionario fue excesivamente apabullante cuando se trataba de controlar la información y de esta manera creó un nuevo sistema basado en la desinformación, el autoelogio y el adoctrinamiento. Muchas familias descubrieron que habían sobreproducciones nacionales, que no se reflejaban en lo que encontraban en los lugares de abastecimiento. Un chiste de la época era cuando el marido gritaba «Mujer corre y traete una javita que hay papas en el televisor». Pero sin darse cuenta los cubanos cayeron en la rutina de aceptar toda la Revolución que se les vendía. Una vez que se dieron cuenta que el sistema funcionaba internamente, entonces lo implementaron hacia el exterior construyéndose una imagen más conveniente para el mundo.

Primero que nada lo hicieron aceptando periodistas de prensa extranjera que accedieran a las nuevas condiciones del gobierno para trabajar dentro de la Isla. Lugares autorizados, personas autorizadas para ser entrevistadas, el tipo de pregunta permitida. Claro que había muchos amigos de la Revolución que estaban dispuestos a deformar su profesión por «una causa más elevada”, aquella que se relacionada con los «ideales más bellos». Ellos eran los “periodistas acreditados». Las cadenas de televisión extranjera tenían que aceptar estas condiciones si deseaban tener sus reporteros dentro de la Isla. En las entrevistas que se le hicieron al Comandante en Jefe, no se permitieron aquellas que se consideraban agraviantes a su persona, además de que jamás se hizo una entrevista en directo. Incluso se hacían sutiles cortes cuando el Fidel Castro parecía molesto. Además las preguntas tenían que ser entregadas con suficiente tiempo de antelación para preparar las respuestas y por otra parte algunas eran eliminadas, como es fácil suponer. Desde entonces a muchos periodistas, aquellos que no estaban a tono, ni eran tolerantes con la política del régimen se les expulsaba del país, o simplemente, de acuerdo a su historial, se les permitía entrar, o no.

La censura se extendió también al mundo de la cultura y del arte. Muchos autores, de todas las categorías, fueron prohibidos en la Isla. Algunos como Reinaldo Arenas, fueron perseguidos y finalmente encarcelados por publicar en el extranjero aquellas obras que eran censuradas dentro de la Isla. En los sesenta llegó a censurarse hasta la manera de vestir, el corte del cabello y por supuesto las inclinaciones sexuales. Apareció por primera vez el concepto de «Diversionismo Ideológico»” en donde todo lo anterior se podía interpretar como un crimen. La diversidad ideológica no era algo acorde a los principios del Marxismo-Leninismo y para salir al frente a aquellos contaminados con diversionismo ideológico surgió la UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción), que no eran otra cosa que campos de concentración a donde eran enviados aquellos «inadaptados sociales». Inadaptado social podía ser aquel simple ser humano al que le gustaba los Beatles, pero lo cierto es, que los que más sufrieron aquellos deshonrosos castigos reeducadores fueron los homosexuales. La homofobia castrista encontró en aquella época un gran alivio. Por supuesto, el nuevo concepto se hizo una nulidad en cuanto resultó imposible juzgar la manera de vestir o los gustos musicales de los jóvenes, pero eso no empezaría a ocurrir hasta mediados de los setenta. Cabizbajamente hay que decir que aquellas campañas contra los «corrompidos» fueron un éxito en los sesenta porque una gran parte de la población colaboró con ellas.

A finales de los setenta aparecieron, de buenas a primera, antenas parabólicas en los tejados y balcones de algunos habaneros; bastante pocos en aquellos inicios. Como siempre ha sucedido, la ingeniosidad del cubano se puso de manifiesto y muchos comenzaron a crear sus propios decodificadores de la señal satelital. Era común que la familia se reunirá un sábado en la noche en casa del familiar en donde hubiera a una de aquellas maravillas. Ver el mundo como lo veía el mismísimo resto del mundo, era casi un sueño para los cubanos que comenzaban a cuestionarse su inmovilidad para estar allí, en aquel ilusorio universo. Un anuncio de televisión, era incluso algo que aquellos privilegiados no querían perderse, aunque supiesen de antemano que lo anunciado no estaría a su alcance. Ya en los ochenta la Habana y algunas ciudades importantes poseían al menos una antena parabólica ilegal por cada treinta familias. Tal fue la furia de las antenas parabólicas que comenzaron a propagarse como un cáncer por el resto del país, pero el gobierno de inmediato creo entidades dentro del ministerio de comunicaciones que inspeccionaban. Aquellos inspectores tenían el poder de decomisar y multar a aquellos que robaran la señal satelital. Se trataba de una imagen casi imposible, «el gobierno cubano protegiendo la propiedad extranjera de sus enemigos capitalistas». Sin embargo ese fue el fin de la «propagación del nuevo mal».

Cuando Internet empieza su mayor auge en el mundo, principios de los noventa, rápidamente fue constatado el peligro que representaba un nuevo espacio de información no controlable. El gobierno necesitaba Internet para insertarse en el mundo cibernético y continuar con su paso triunfante y propagandístico en el exterior. Había una contradicción muy grande en usar la Internet o rechazarla. Sin embargo, el gobierno fue por partes. Primero creó una red interna, con servidores internos, para la comunicación entre sus instituciones. Fue efectivo desde el inicio. Ahora, en los lugares más privilegiados, se podían crear correos electrónicos, sin el peligro de tener internautas viajando a lugares lejanos por medio de la red. Claro que muy pronto las empresas extranjeras y el turismo comenzaron a demandar un servicio real de Internet. Además de que en los altos niveles del Estado se hacía imprescindible estar informados y ahora, no estar en la red, representaba no estar al día en cuanto a la información. Fuentes muy confiables aseguran que desde mucho antes, en 1988, ya había en Cuba departamentos especializados en información dentro del Ministerio del Interior y del Ministerio de la Fuerzas Armadas, con Internet. En estos lugares se tomaba la información proveniente del exterior, se analizaba y se transfería filtrada a los órganos oficiales de prensa del gobierno, básicamente Granma y Juventud Rebelde. Es decir que ya poseían algo de experiencia cuando se lanzaron a hacer contratos con proveedores de Internet en el extranjero. Primero fue introducida en las empresas no foráneas y seguidamente llegó a los hoteles. Pero la Rebelión de Internet iba siempre varios pasos más adelante y entonces todas las instituciones científicas comenzaron a demandar una Internet más real para el intercambio de información científica. Los Current Contents, que venían en discos de lectura óptica de buenas a primera ya estaban obsoletos y acceder a las publicaciones científicas de última hora obligaba a proveerles internet a los científicos. Aquí fue donde comenzaron los problemas y pronto, como una epidemia, una demanda parecida se extendió al resto de las instituciones del país. Ahora Internet estaba en manos de gente que podría cumplir las normas, o no cumplirlas, y por otra parte un control total sobre ese asunto era un imposible de lograr. A pesar de ello se hicieron regulaciones para el uso de Internet en la medida que esta se extendía más allá de los límites que se deseaban. Además que se crearon servidores filtros que intentaban retener, con muy baja eficiencia, aquella información que se considerara dañina para la Revolución Cubana. No funcionaba porque además, muchos privilegiados con servicio de correo, vendían clandestinamente sus cuentas de correo a otras personas que no estaban relacionadas con su institución. Llegó un punto en que también se vendía tiempo de conexión a Internet y un nuevo mercado negro comenzó a florecer. Fue necesario invertir en alta tecnología para realmente controlar la información que entraba a la Isla por medio de Internet. Entonces apareció China en la escena. Un país con la tecnología, pero sobre todo con la experiencia necesaria para tal propósito. Inmediatamente se hicieron contratos y nuevos servidores filtros se pusieron en marcha. El problema había sido solucionado parcialmente y la información solo podía salir y entrar en el país por medio de los correos electrónicos, que también seguían sujetos a normas (Normas del Estado Socialista). Sin embargo, al aumentar el volumen también se hizo imposible revisar los contenidos de todos los emails.

Pero el monstruo demoledor de barreras informativas aun estaba por despertar. Desde los ochenta ya los celulares se veían en Cuba en manos de unos pocos privilegiados. Era un servicio muy caro, destinado exclusivamente a gerentes de empresas extranjeras, personalidades y cierto tipo de individuo muy a fin (fiel) al gobierno. Se trataba de un servicio a muy baja escala, pero que también estaba destinado a crecer, y como siempre, ese crecimiento inicial estuvo condicionado por la demanda de los turistas. Pero lo que realmente provocó el auge del uso de teléfonos móviles fue que cada día las comunicaciones satelitales se hacían más baratas y la telefonía celular se aprovechó técnicamente de esta ventaja. Más adelante los teléfonos celulares se desvalorizaron tanto que hubo un remanente de teléfonos de generaciones anteriores, que casi podían ser regalados. Alcatel y otras compañías que operaban en Cuba sabían que muy pronto, y a pesar de los grandes impuestos que pagaban al estado por operar en su territorio, el precio caería. De esta manera muchos ciudadanos recibirían el beneficio de esta tecnología, siempre gracias a la bondad de la comunidad que vivía en el exterior.  El Estado Revolucionario se la estaba jugando el todo por el todo, o rechazaba el incremento de estos servicios y con ello el dinero que le representaba o se arriesgaba a que la información entrara en la isla a través de esta tecnología. El dinero pudo más y con ello miles de cubanos de pronto vieron en sus manos los pequeños aparatitos. Los juguetes podían grabar una pequeña película, enviar y recibir mensajes de texto y hablar con cualquier parte del mundo cuando fuera preciso. Ahora la disidencia cubana tenía algo con que probar lo que desde hacía años gritaba y nadie oía; ahora el mundo ya no podía tornar los ojos en otra dirección, ni los oídos.

El apoyo apareció de inmediato y se crearon páginas en Internet en donde se mostraban las conversaciones telefónicas (Háblalo Sin Miedo, Penultimos Dias, Martí Noticias, entre otras), junto a  las imágenes de terror que tenían que vivir los disidentes. Aparecieron otras páginas en donde podían ser introducidos los números de teléfonos celulares de familiares y conocidos dentro de Isla (Cuba Sin Censura). De manera que estos recibirían aquella información que en Cuba estaba censurada. También se rumorea que se ha filtrado hacia el exterior una lista con miles de números de teléfonos celulares que opera la compañía Alcatel. Esta gran combinación de elementos ha provocado que la Seguridad del Estado haya tenido que reevaluar y cuidar su manera de actuar. Movilizar escoria revolucionaria para los vergonzosos actos de repudio cada vez se les hace más difícil, pues muchos de estos ignominiosos no desean que sus rostro aparezcan en una televisión extranjera, más si en su más profundo secreto, albergan la esperanza de abandonar en algún momento el país. Los cuerpos de la seguridad del estado y la policía en general han recibido la orden de no pegar en público. Claro que el ciudadano de a pie va percibiendo en esto una debilidad del régimen, el régimen que ahora está obligado a cuidar más de su imagen.

Recientemente se han hecho redadas contra grupos de disidentes, en donde curiosamente el objetivo principal ha sido el decomiso de celulares y demás útiles de comunicación con el exterior. El mundo entero ya ha visto como se hace un acto de repudio, como se pega y como se destruyen las casas de los disidentes, ha podido ver con cuanta impunidad operan los aparatos represivos del gobierno y sobre todo ha podido comprobar que en Cuba el pueblo no está con el gobierno, y esto último sí que le ha dolido al régimen. Es el mismo mundo que ahora está conmovido y solo hace falta que los cubanos rompan con la inercia que siempre los ha hecho retroceder; el miedo.

29 comentarios:

  1. Si. Yo pienso que es verdad. Los celulares parecen mas peligrosos que todo, ademas caben en un bolsillo y se llevan a donde quiera. Quiera DIOS que no se les ocurra pelearse con las compañias de celulares.

    ResponderEliminar
  2. Hijo de puta. Los celulares los pagan con el dinero de los mercenarios de Miami que lo unico que quieren es recuperar las propiedades y dejar a miles de familias sin casa. Me importa un carajo que no hayan mas celuares en Cuba, en definitiva, la gente como yo no puede tener uno. Viva la Revolucion Cubana, Viva el Socialismo, Viva Fidel y Raul, muerte a los que se dedican a escribir tanta mierda, para desacreditar a nuestro pueblo trabajador.

    ResponderEliminar
  3. No me digas que tienes acceso a Internet y el regimen no te ha dado un cellular. Poresito, dejame que me ria. Descarado.

    ResponderEliminar
  4. Que risaaaa el comentario del companero revolucionario. Todos los que vivimos fuera de Cuba entendemos las carencias que existen en la isla y los pocos recursos con que cuentan pero ese no es el tema. Considero que los cell son una arma importante, sacan videos, ayudan en la comunicacion y ayudan a exteriorizar la realidad que se vive en la isla

    ResponderEliminar
  5. la gente como tu no pueden tener ni celulares,ni carros,ni casa propia,y es que ni hasta libertad porque son sumisos,arrastrados,lame-culos de los castros,y se dejan pisotear por su verdugo.
    ten un poco mas de verguenza,que bastante que te hace falsta descarado vividor,yo voy a ver cuando te quiten el acceso al internet lo que te vas a hacer,me imagino que perderas el tiempo mirando la mesa redonda.

    ResponderEliminar
  6. Jajaja. Lo que mas gracia me da de los gusanos es que ellos mismos se creen lo que están disiendo. Ustedes quieren rendirnos por hambre y eso lo ha dicho hasta Yoana Sanchez. Quítennos el bloqueo, a que no tienen cojones, porque saben que el pueblo cubano le dara una patada a los imperialistas. No Mister, yo no tengo celular, ni me hace falta si viene del dinero susio de ustedes. Los disidentes son pagados por ustedes, ni trabajan, ni hacen nada por el pueblo y lo único que hacen es crear más problemas de los que tenemos. Ponles un pico y una pala en las manos y tu vas a ver como dejan de comer tanta mierda. Abajo la gusanera, Que Viva Fidel y el Partido Comunista de Cuba. Entonces los finitos se ponen hacer una historia ai que se an inventado. Vayanse a la mierda todos.

    ResponderEliminar
  7. No se admiten malas palabras. No quiero tener que eliminar comentarios, no a favor, ni en contra.

    Administrador

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  10. VIVA FIDEL
    VIVA EL COMANDANTE EN JEFE DE LOS VERDADEROS CUBANOS

    ResponderEliminar
  11. VIVA LA GLORIOSA REVOLUCION SOCIALISTA DE CUBA

    Y que

    V I V A F I D E L

    ResponderEliminar
  12. Pero parece que se murio tu comandante asqueroso. Hoy los cubanos van a hacer fiesta. Tu no estas invitado, es solo para cubanos.

    ResponderEliminar
  13. A los comunistas, aunque la censura del gobierno no los deja ver nada, traten de ver lo que pasa en Libia. Les puede pasar a ustedes en breve.

    ResponderEliminar
  14. Ve pensando como te vas a suicidar por que con tanto amor al cagandante no podras seguir viviendo depues de su muerte o al menos moriras de agustia y.... de que se muere se muere, cuando veas el florecimiento de Cuba no digas que te obligaban a escribir esas sandeces estupidas. como puedes escribir aqui si alla esta prohibida la intenet para el miserable pueblo? este no sabe lo que pasa en oriente como va a saber lo que pasa en Libia?

    ResponderEliminar
  15. VIVA FIDEL, a todos ustedes les digo que a este pais no lo van tocar los imperialistas cerpientes y gusanos. Maldita sea la madre que los pario a todos. Que jodio me tienen toda la partida de gusanos estos. VIVA FIDEL

    ResponderEliminar
  16. Que barabaridad, lo que puede hacer el fanatismo, o es conveniencia? porque quien sabe como vive esta "compatriota" para defender tanto a la revolucion y a fidel, cuando todos sabemos que el pueblo, el cubano de a pie no tiene para cubrir sus necesidades y cuando digo todos sabemos, no estoy hablando de los cubanos solamente, conozco infinidad de personas que han viajado a cuba, ciudadanos del mundo entero, han ido a hacer turismo creyendo en toda la propaganda y no han podido evitar ver la realidad, y es que Cuba es solo para unos cuantos, de su nombre y no se oculte no tenga miedo que aqui no fusilamos, ni encarcelamos inocentes ni mucho menos se agrede a las mujeres, eso lo hace tu defendido y su mcamarilla.

    ResponderEliminar
  17. Abajo fidel perros de mierda

    ResponderEliminar
  18. No sabe ni escribir el perro. Los quieren asi bien brutos y fieles. Dale canelo, ve a comerte las sobras. Abajo Fidel.

    ResponderEliminar
  19. Vamos a guardarle el cadaver para que se lo coma asi siente el sabor de la carne que no la conoce.nosotros no somos guasanos, nosotros nos convertimos en mariposas cuando salimos de las costas de cuba, ahora lo que hacemos es mantener a los gusanos como tu que viven comiendose la putrefaccion que les da el cagandante que parece que tiene alguna brujeria que asi y todo los siguen defendiendo, cuando conoscas lo que es la libertad te va a pesar haber comido tanta mierda por tantos años.
    si te dan una visa para USA sales como si te dieran candela por el 7 de ese infierno..

    ResponderEliminar
  20. Jajaja con el castrista que risa, el bloqueo ese es solo con los EE:UU. Cuba puede hacer negocios con los otros miles países de la tierra, de hecho los hace con muchos, y le compra la jama a USA, deja ya el chiste del bloqueo compadre

    ResponderEliminar
  21. Es que a ese como ha 11 millones los tienen dormido con esa muela del bleoqeo hace 52 años, ven como este no es capaz de despertar??. asi la dictadura los mata de habmbre y los cretinos como este le hechan la culpa a los gringos mientra los dictadores lo tienen pegao a un computador trabajando como esclavo y no logra ver mas alla de sus narices, aunque uno le diga la relidad en que vive, ojala nos cuente que desayuno, almorzo y comio hoy, que no mienta que nosotros lo sabemos, con suerte comio arroz y con mas surte le pudo hechar un poco de frijoles. el no sabe que cuba le compra muchisima comida a USA y los castros se la vende a otros pises jajaja, que pregunte a los dictadores en que banco guardan el dinero de esa comida que no le dan a el........despierta tontito , nosotros estamos luchando por ti, queremos que tengas una vida digna si no no perdieramos el tiempo, a nosotros no nos falta nada, bueno si la isla robada por los catros y la libertad de nuestros hermanos cubanos. veras que isla mas linda vamos a reconstriuir, veras ese amlecon lleno de llates y los rescacielos en la habana y el vedado despues que demolamos toda esa habana vieja y centro habana que de ahi no se puede rescatar nada.

    ResponderEliminar
  22. "ANONIMO" <<<<<<<<<>>>>MENSAJE POR TI.VAFFANCULO PEZZO DI MERDA,COMINISTA HITLERISTA!!!!UN PUEBLO QUE SUFRE DA DECENIOS POR LOCOS COMO TU FIDEL RAOUL Y COMPANY.VA PA PINGA ,Y VIVA CUBA LIBREEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE.NO AL TERRORISMO .SI A LA LIBERTAD,LA ISLA LIBREEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE

    ResponderEliminar
  23. Amigo no te das cuenta que la mierda te esta llegando al cuello? en cuelquier momento pasan la cuchilla y te vas a tener que agachar..si ahora te la estas camiedo de a poco en cualquier momento te la vas a comer toda de una, vas a esperar? estasdefendiendo a quines te tienen con la mierda al cuello, se que te es muy dificil reconocelo por que para eso te han educado, para que los defiendas hasta la muerte, despierta mira lo que tienes a tu elrededor............

    ResponderEliminar
  24. Pobre compañero revolucionario...Ni el mismo se da cuenta que él y su familia son tan victimas de esa revolucion como los otros,.... le tienen el cerebro comido. Solo espero que su odio hacia el ser humano no lo lleve a la violencia con sus propios hermanos cubanos.
    ep

    ResponderEliminar
  25. Hola, vivo en Costa rica y mi papa es cubano. Los de mi generación no sabemos cómo fue que evolucionó la censura en Cuba. Mira como cuando hay un tema que duele ponen a los esbirros a trabajar. Les duele que uno se informe. Me gustaría que pusieran el Discurso entero de Fidel para ver que otras mentiras dice que va ha hacer. Esos discursos no lo deben conocer mucho los cubanos me imagino. Me gusta tu trabajo Robert y voy a mirar más seguido tu blog. Mi papa hizo uno y yo sé muy bien que ustedes no ganan por eso. Gracias por ese artículo y es una lástima que esta gente no sepa leer, o no sepa pensar por ellos mismos. De vedad es muy interesante porque todo el mundo piensa que la disidencia en Cuba reapareció cuando se cae el campo de los comunistas y me dio la impresión que reaparece cuando la censura ya no era tan fácil por culpa de las nuevas tecnologías. Pero no se confíen, el régimen hará todo por sobrevivir y no se lo pensará dos veces si para eso tiene que prohibirles los celulares a todos los cubanos. Un gran beso a mis compatriotas cubanos.

    Lina

    ResponderEliminar
  26. Si Lina. Sera util siempre que la gente puda ver los discursos del comandante. Vera cuanta contradiccion hay siempre sobre lo que el mismo dice. Me imagino que los cubanos ya no sepan como fue cambiando su discurso este ser diabolico y sin dignidad.

    ResponderEliminar
  27. Palo que sea fidel, PALO que sea

    ResponderEliminar
  28. Por lo que veo la hora esta proxima, creo que te vas a tener que comer el cadaver..si es que tanto lo amas......... a si te revientas de la indigestion y te enterramos a ti y a todos los comunistas con el y se termina esa plaga de una vez.

    ResponderEliminar
  29. http://www.elpais.com/articulo/opinion/Orden/callar/elpepuopi/20110906elpepiopi_1/Tes

    ResponderEliminar

Los comentarios podrían ser moderados con posterioridad. No serán admitidos aquellos comentarios que contengan palabras obscenas o que por su contenido pretendan serlo. Los comentarios que, en opinión del moderador, sobrepasen los límites de las descalificacions personales, también serán eliminados.