lunes, 12 de mayo de 2014

El gen insertado del nacismo

(respondiéndole a Sol)

- No somos más que la costilla de un réptil imaginándonos que hemos evolucionado -.

Me parece que sería un desperdicio de tiempo intentar explicar en un artículo lo que fue el nacismo alemán. Sobran los autores que han tratado el tema y si les apetece la versión corta, ahí está Wikipedia. Más bien intentaré poner en entredicho el título de este articulo, remitido de forma indirecta por una amiga.

La idea de que el nacismo es una propiedad genética de los alemanes es tan generalizada que no deja de sorprenderme. Paradójicamente, si quieres insultar a un alemán normalito, de esos que andan de turistas por el mundo, prueba a decirle «nací». Eso si, no me culpes de las consecuencias, el riesgo lo asumes tú.

Si existe un pueblo que todavía tiene la marca de lo que ocurrió entre 1933 y 1947 es el alemán, aunque supongo que, como todos, en algún momento también lo olvidarán. - El riesgo de repetir los errores de la historia, siempre lo digo, es una realidad insorteable -. Estos y otros muchos argumentos los leí recientemente en el borrador del libro de un amigo que muy pronto publicará (en una especie de corolario de temas interesantes). Sin embargo, creo que es necesario que haga un repaso corto de las causas que permitieron el surgimiento del nacismo, que en realidad ya existía como corriente ideológica desde 1920.

Alemania, en 1919 era el perfecto derrotado de la Primera Guerra Mundial. Por aquella época, al no haber ocurrido aun una Segunda Guerra Mundial, se referían al acontecimiento como la Guerra Mundial, sin el prefijo de «Primera». Hitler, en su libro «Mi Lucha», constantemente habla del tema de aquella guerra, en la cual participó como soldado en el frente holandés. La bibliografía de este fenómeno humano no está muy  aclarada, pero sabemos un par de cosas que al día de hoy son verificables.

  • La infancia de Hitler, a pesar de sus esfuerzos en escribir todo lo contrario en su libro, fue traumática. Su padre y su madre eran primos, pero el primero llevaba a cuestas un aparente y entrometido recuerdo de su matrimonio anterior, lo que convertía a Adolfo en un miembro de importancia secundaria. (No existen constancias del maltrato físico que dicen que su padre le infringió).
  • Alemania tenía que pagar a los vencedores de la Guerra Mundial, gracias al Tratado de Versalles de 1919, un tributo económico que repercutía en su producción de una manera muy negativa. Este impuesto de Paz gravaba más la situación de Alemania y Austria, devastadas por la guerra (recordemos que Hitler era austriaco y no alemán).
  • Para empeorar la situación, en 1929, sobrevino la gran crisis, apodada como El Jueves Negro, en referencia el desplome de la bolsa neoyorkina del jueves, 24 de Octubre de 1929. El mundo sucumbía de hambre, pero Alemania se lo sentía más. Los muertos por inanición podían recogerse en las calles del Múnich de 1922, en la Hitler hacía su vida.
Para los intelectuales más ilustres, la aristocracia y los políticos  alemanes, la derrota representaba una humillación imperdonable, pero para los ciudadanos de a pie era dolorosamente perceptible, como un hueco en el estomago que no se podía tapar con la mano. No era de extrañar que todo aquello constituyera el caldo de cultivo para que surgieran las ideologías más enrarecidas del siglo XX. Recordemos que, unos años antes, en la región alemana de Renania del siglo anterior, ya había surgido otra de las ideologías más terribles que experimentarían los habitantes de este planeta, el Comunismo; una corriente de pensamientos que no ocultaba su intención de ser excluyente y de promover la lucha de clases.

En ese mundo se desenvolvían los europeos de principios del siglo XX. Era muy normal aborrecer a los judíos, «tan particulares y solidarios con los suyos». Increíblemente, muchos de los creadores de la ideología racial fueron científicos de probada ascendencia judía. Estos se valieron de los Darwinistas sociales alemanes del siglo XIX, que analizaron a los humanos como grupos raciales diferenciados, no solo morfológicamente sino evolutivamente. Era prevalente la intención de que unas razas se impusieran a otras, validando a su vez el principio de la pureza racial como una manera de preservar el «espacio y la cultura alemana». Al igual que las especies se adaptan, se desplazan y se imponen, los humanos, dígase la raza elegida por su fortaleza e inteligencia, los alemanes tenían la obligación biológica de someter a las inferiores.

Pero hagamos un paréntesis y regresemos al monstruo. El joven Hitler, pintor frustrado (maldigo hoy a aquellos profesores de arte que no le dieron una oportunidad), llegó a convivir con la indigencia y tuvo que sobrevivir en las gélidas calles vieneses de su juventud. Se convirtió en un sindicalista inadaptado, que masticó su odio contra los eslavos que emigraban y desplazaban laboralmente a los austriacos. Valga decir que los eslavos mayoritariamente también eran judíos. Cuando regresó de la guerra, dado de baja por una herida, pero con la Cruz de Hierro colgando del pecho, se encontró con un país derrotado en todos los términos. Recordemos también que el pensamiento de Hitler no era exclusivo de él, más bien era el eco de las calles de Múnich. La vida lo llevó, primero, a ser el espía policial del Partido Obrero Nacionalista Alemán. Más tarde, gracias a su personalidad convulsiva y dominante, llegó a ser el líder, no sin la ayuda de colaboradores que no imaginaron jamás hasta donde llegaría. Los colaboradores posteriores fueron no menos siniestros que él, pero el austriaco tenía una personalidad atractiva para la época, sobre todo por sus gesticulaciones violentas al hablar.

La mesa del desastre estaba servida. A continuación enumero los platos:

  1. Profunda crisis económica.
  2. Odio generalizado hacia los judíos.
  3. Desprecio popular a los ganadores de la Guerra Mundial.
  4. Un líder atractivo emocionalmente, con ansías de poder y con suficiente empuje para alcanzarlo.
¿Por que nace el nacismo?

Voy  a ser  muy coloquial con esto porque ya quiero ir terminando.

Cuando hay problemas que afectan a la gente y los gobiernos son incapaces de dar las soluciones apropiadas a dichos problemas, las ideas más retorcidas, baratas y complejas, tienen una oportunidad. Desgraciadamente, en 1932 los gobiernos fuertes, como la dictadura Comunista de la URSS, el Gobierno Imperial japonés y el Fascismo italiano, se convirtieron en respuestas dictatoriales y por ende antidemocráticas, pero capaces de restablecer el orden social. Es decir, las dictaduras no tenían tan mala fama, al menos en el sentido de devolverle a la sociedad una dirección continuada y segura.

Hoy los alemanes estudian la Segunda Guerra Mundial en el desayuno, y hasta no es muy lisito sentir orgullo nacional. ¿El resto del mundo se comporta igual? Miren a su alrededor. Lléguense a Barcelona, Bilbao, Caracas, la Habana, y sobre todo a Pion Yang. Incluso en cualquier ciudad estadounidense podría sentirse de alguna manera.



El nacismo puede surgir de las maneras más inimaginables. ¡Vamos! ¿que les podría decir?

En el Harlem neoyorkino yo llegué a experimentar una especie de nacismo afroamericano. Allí, nostálgicos de las Panteras Negras hablaban de un nuevo orden social en donde los blancos pagarían por los crímenes de sus antepasados. En Cuba el hombre nuevo, en Corea el hombre del futuro y ahora parece que en Venezuela surgierá el hombre del mañana.

Por supuesto, en estos tiempos la ideología racial pierde su sentido, pero siempre prevalecerán los elementos distintivos entre unos seres humanos y otros. Es pan comido. Se hace creer que un grupo está destinado a prevalecer sobre otro. - Basta con hacernos sentir diferentes, pertenecientes a algo, para que terminemos creyéndolo -. 

5 comentarios:

  1. El nacismo es algo que parece perseguirnos y una de las cosas que hace que este presente es que es una palabra maldecida por su propia lógica y mal empleada con toda intención. Es el insulto idóneo desde una posición política cualquiera. Si tu quieres insultar a un político dile nazi y ya está. Lo mejor de esto es que los que más usan la palabrita casi siempre actúan mas como nazis que el insultado. Yo sé que no me explico, pero por ahí van los tiros. A ver si me hago entender. Maduro siempre califica a su oposición como Fascista, pero la verdad es que no hay nada mas parecido a los fascistas italianos que la propia alineación chavista. Andan uniformados, tienen milicias populares para repartir golpe a los opositores, gritan mucho para que el otro no hable, todo es como a “Pepe Cojones” con esta gente y después tienes que escuchar que te insulten de “asesino” y “fascista”. Mi hermano, eso es el colmo de ser sínico. Y lo que pienso es que no se han leído ni un libro para saber lo que es Fascismo, porque yo me imagino que si lo hacen se van ver retratados en ese momento. Si porque es lo que tu dices, ya aquella ideología racial no tiene utilidad para esa gente, pero olvídate que siempre se van a inventar algo para creerse que son mejores y superiores a los demás y que a esos demás hay que borrarlos del mapa. Oye, te lo digo de verdad Robert, para mi es un gustazo leerte, pero perdóname por no caracterizarme por hacer comentarios, es que contigo me da un poquito de cosa decir algo, por si me sale mal. Para que sepas que si me interesa, yo siempre lo pongo en mi Facebook.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Chino de Guanabo5/15/2014 03:44:00 a. m.

      Si igualito que cuando dices “maricon” ¡NO LO BORRES ROBERT! Yo ya vi una vez a un homosexual decirle maricon a otro y ahí si que se encabrono el hombr@. Ya la palabra no dice lo que significaba, es nada mas para insultar. Igualito pasa con “puta”, “comunista”, “capitalista” y tambien “negro”. Mira esto,, hay negros que le dicen a otro, “negro esto o lo otro”. No puede ser que lo digan por la raza porque si ellos son negros eso no es un insulto bueno, es porque la palabra se convirtio en algo malo y nada mas. Yo mismo cuando me encabrono con mi jefa digo sin que me oiga “puta de mierda”, pero yo se bien que la mujer serviria para monja. Eso es lo que quería decir.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta esa frase: "No somos más que la costilla de un réptil imaginándonos que hemos evolucionado". Creo haberla oído alguna vez en algún otro lugar, puede que de tu boca, no estoy segura. ⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗. Estoy de acuerdo con que no existen diferencias entre el hombre de hoy y el de 20 000 años atrás. Me adhiero al precepto de Roque, de que un hombre de la antigüedad puede educarse y adaptarse a la contemporaneidad y viceversa, puesto que biológicamente no son diferentes. Pero hay algo que ni Bardo ni Roque tuvieron en cuenta, la Sociedad si evolucionó y es capaz de regular el comportamiento. (“Nosotros creamos la Sociedad y ese es nuestro único racero”, Estanislao Dávalos). Estamos impregnados de ese desarrollo y seguimos siendo un animal social, por eso esas debilidades. Deberíamos aceptarlo y seguir trabajando en nuestra propia evolución. Que sería de los humanoides batracios distanciados en pleno disfrute de la arrogancia por hacerse alejado de su estado larval. Todos están destinados a conquistar la Tierra. Es cuestión de algunos miles de años, - ⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗⊗ -.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé en eliminar tu comentario, porque esto no es mas que un Blog donde la gente puede dar opiniones y hacer observaciones de carácter general. Para el resto de las cosas existen los emails, las llanadas telefónicas, los chats, y si se tiene suerte, las conversaciones comunes y corrientes. Como me interesaba mucho la parte en donde opinas sobre el artículo decidí hacer algo muy inmoral, edité tu comentario, el de los ⊗. Lo siento (no es verdad), ㋡ . La edición solo conlleva a ocultar aquellas partes que no se relacionan con el tema (más personales). Te responderé parcialmente, si tienes algo que discutir conmigo, tú conoces mi email. Gracias por lo de batracio, gentiliza que aprecio porque con esa Filogenia puede haber caído mucho más abajo. No me dolió, todo lo contario, me hizo reír. Volviendo al punto evolutivo. ¿Te acuerdas de que el asunto iba de «nacismo»? Si al día de hoy surgiera un Hitler, un personaje con suficiente carisma, expeditivo cuando se trata de reclutar mentes, con poder de convencimiento y con una buena dosis de clamor impositivo, piénsalo. Además, desde el punto de vista geopolítico, ¿sería importante el lugar donde naciera o se desarrollara (…)? Por poner un ejemplo escojo a la India, un lugar técnicamente pacífico y con el legado de Gandy, aunque ya sabemos que este pacifista no es todo lo que se divulga (que por cierto, simpatizaba con Hitler). Dónde sabemos que el árbol genealógico racial es muy particular, por cuanto menos existe una cultura milenaria muy distintiva, en la que existe un grupo religioso minoritario introducido y que en la actualidad está gozando de mejores ventajas de vida. Esta es la razón por la que el grupo mayoritario puede cultivar cierto odio, por razones más o menos justificables, hacia esa minoría. Esto va a ser tremendista, pero lo diré igual “Si a ese líder la vida lo pone en la condición de poder mover a esa mayoría, yo estoy convencido de que él podría hacer su propio Holocausto. De hecho, ya ha ocurrido. Pues bien, no puedo imaginarme como sería, seguramente de forma muy diferente, pero ocurriría”. Lo terrible no es que haya pasado antes, una o mil veces, lo abominable es que se repita, una y mil veces. - Las condiciones existen, entonces sucede -. ¿Sabes porque? Yo pienso que es por eso, porque no hemos evolucionado. Ya lo hemos conversado antes y creo que en ese punto siempre hemos estado de acuerdo: – La evolución del pasamiento, a pesar del mimetismo que ofrece el desarrollo tecnológico cuando se trata de apreciarlo, no va a la par del desarrollo biológico expresado en la morfología -. – La forma no afecta significativamente la esencia -. Saludos a mis amigos que me quieren.

      Eliminar

Los comentarios podrían ser moderados con posterioridad. No serán admitidos aquellos comentarios que contengan palabras obscenas o que por su contenido pretendan serlo. Los comentarios que, en opinión del moderador, sobrepasen los límites de las descalificacions personales, también serán eliminados.